TUDELA

La Asociación Transpersonal Iberoamericana pone en marcha un club de lectura en Tudela

Se reunirá el último jueves de cada mes en la librería Letras a la Taza 

grupo lectura
La Asociación Transpersonal Iberoamericana pone en marcha un grupo de lectura en Tudela.
La Asociación Transpersonal Iberoamericana pone en marcha un club de lectura en Tudela

La Asociación Transpersonal Iberoamericana (ATI) ha puesto en marcha en Tudela un grupo de lectura, de acceso libre y gratuito, que se reunirá el último jueves de cada mes en la librería Letras a la Taza. La primera sesión tendrá lugar este jueves 28 de abril (19:00 horas).

A los participantes de este grupo se les entregará unos apuntes que irán explicando el Evangelio de Marcos desde una perspectiva histórica y transpersonal de Jesús. Posteriormente, el último jueves de cada mes, los lectores de dichos apuntes se reunirán para dialogar sobre lo que dicha lectura les ha suscitado, compartiendo impresiones, dudas y aprendizajes.

"¿Por qué el Evangelio de Marcos y no otro? Porque, de todos los evangelios, es el primero que se escribió, y el que más describe la persona y acciones de Jesús. Así pues, el objetivo de este grupo es conocer a un Jesús más humano que divino y descifrar sus enseñanzas para beneficio de nuestra vida cotidiana", ha explicado Román Gonzalvo, coordinador del grupo de lectura.

Tradicionalmente la psicología no se ha relacionado con la religión ni la religión con la psicología, pero la realidad es que en sus orígenes, ambas eran lo mismo. Hace 7.000 y 4.000 años, cuando surgieron las primeras religiones (Hinduismo y Judaísmo respectivamente), no existía la psicología como la conocemos hoy en día, y la religión cumplió el papel de explicar a la sociedad no solo el origen de la vida humana, sino el funcionamiento de su psique, emociones y comportamientos en la vida cotidiana.

Desde hace solo 120 años, ha sido la psicología la disciplina encargada de dar estas explicaciones. En este caso no tanto del origen del ser humano en el mundo, sino de su “ser en él”. Es decir, exponiendo las bases de su conducta y pensamiento, eliminando dogmatismos irracionales que impedían dicha comprensión.

Sin embargo, “psicología” es una palabra que procede del griego “ ψυχή” (psykhé) y que significa literalmente “estudio del alma”. Esta denominación muestra el genuino interés de la psicología, igual que lo ha sido para las religiones: conocer al ser humano en profundidad.

Así, dentro de la psicología han ido surgiendo diferentes escuelas con diferentes enfoques, para explicar las grandes preguntas que nos envuelven: “qué somos”, “qué nos hace bien”, “por qué nos hacemos daño”, etc.

Entre estas escuelas se encuentra latranspersonal”, caracterizada por ser la única que comprende al ser humano como un ser eminentemente espiritual. Una dimensión que, habiendo transcendido el propio ego, es integrada con el resto de dimensiones: biológica, psicológica, social y ecológica.

Precisamente este matiz es lo que la relaciona con las tradiciones espirituales y religiones de todos los tiempos, tomando sus planteamientos como raíces de un pensamiento contemporáneo en el que la espiritualidad ha sido extraída para estudiarse de forma científica, libre de dogmatismos, creencias, rituales, mitos, maestros y enseñanzas concretas. Desde la psicología transpersonal se estudia el SER con mayúsculas, nuestra más profunda identidad, aquello que nos constituye en esencia, y que en muchos casos viene a denominarse “consciencia”.

El vínculo entre la psicología transpersonal y el evangelio de Marcos concretamente, viene a través de la figura de Jesús de Nazareth, ya que desde esta disciplina se entiende que dijo lo que dijo e hizo lo que hizo porque vivió desde un nivel de consciencia transpersonal, en el que su identidad individual estaba indiferenciada de una identidad colectiva, que abrigaba a todas las personas, sin importar la condición o procedencia de éstas.

Porque llegó a experimentar la realidad última de la existencia humana en la que cada uno de nosotros, somos TODO y TODOS a la vez. Unidos por un amor universal inconsciente que debe hacerse consciente. Resaltando esta unidad con aquellas personas excluidas socialmente, repudiadas y marginadas por diferentes razones.

Entrevista completa con Román Gonzalvo, coordinador del Grupo de Lectura

Comentarios