TURISMO

Doce lugares imprescindibles que ver en Tudela

Tudelahoy te ofrece una lista de sitios que debes visitar cuando te acerques a conocer la capital de la Ribera de Navarra

puerta juicio catedral tudela
Puerta del Juicio de la Catedral de Santa María La Mayor de Tudela. Foto: Jesús Marquina
Doce lugares imprescindibles que ver en Tudela

Tudela está llena de lugares interesantes para disfrutar. Tudelahoy ha confeccionado una lista con doce sitios que no debes perderte si visitas la capital ribera. En esta selección hay palacios, museos, plazas, iglesias, monumentos y hasta un puente, y, aunque la capital de la Ribera de Navarra tiene muchos más rincones con encanto, estos son los doce sitios imprescindibles que tienes que ver sí o sí.

Lugares de interés

Lugares de interés

  1. Puente del Ebro

Es un puente medieval de piedra, de una longitud de 360 metros que está compuesto por 16 pilas y 17 arcos, todos desiguales. Su importancia es consustancial a la ciudad, cuya historia se articula en torno al paso del río Ebro.

Muchos autores han venido sugiriendo que el puente tiene un origen romano. Sin embargo, otros consideran que si esta afirmación fuera cierta, ‘Tutela’ habría tenido una importancia durante la época imperial romana que nunca tuvo.

Aunque no hay constancia documental de que fueran los romanos quienes construyeran el puente de Tudela, sí que hay argumentos para afirmarlo. La hipótesis sobre el origen romano de Tudela está muy ligada a la del puente.

En general se considera que el puente de Tudela es de origen musulmán, ya que tiene prácticamente las mismas dimensiones que el de Córdoba

Si el puente es construcción romana, es lógico pensar que su estratégica situación habría llevado a sus autores a crear un núcleo habitado estable para tener la tutela del paso sobre el río Hyberus y, por tanto, el nombre de Tudela derivaría del latín ‘tutela’. No obstante, ‘Tutela’ pudo ser hasta el siglo VIII un mero puesto de paso del río Ebro, siendo Turiaso, Cascantum y Gracurris ciudades más importantes.

En general se considera que el puente de Tudela en realidad es de origen musulmán,​ ya que tiene prácticamente las mismas dimensiones que el de Córdoba. Este hecho parece avalar claramente la fundación musulmana, teniendo como modelo el puente romano-musulmán de Córdoba.

No obstante, quizás ya no quede nada del primitivo puente de la época musulmana, ni mucho menos del supuesto puente romano, de no ser que los cimientos de éstos estén todavía enterrados en el lodazal del fondo del río Ebro.

puente ebro tudela

 

  1. Iglesia de Santa María Magdalena

Al otro lado del puente del Ebro se encuentra la iglesia de Santa María Magdalena, el mayor exponente de arquitectura románica de la capital ribera. Su construcción se remonta a mediados del siglo XII (románica), es decir, es contemporánea a la Catedral de Santa María, si bien esta última tardó más años en ser finalizada.

A lo largo de los siglos ha sufrido numerosas remodelaciones, si bien actualmente ha quedado prácticamente como fue construida en el siglo XII. Se han derribado las casas que se encontraban adosadas al templo y dos capillas de ladrillo, sin ningún tipo de historia ni arte.

La iglesia de la Magdalena es un sobrio y bello edificio románico que presenta una curiosa nave de trazado irregular y eje desviado. El templo está dividido en 7 tramos, con un total de unos 25 metros de longitud, y reforzado con robustos y prismáticos contrafuertes.

La iglesia de Santa María Magdalena es el mayor exponente de arquitectura románica de la capital ribera. Según algunos expertos, la construcción se levanta sobre una antigua iglesia mozárabe

La nave está cubierta con una bóveda de medio cañón apuntado, apoyada sobre fuertes arcos fajones y capiteles historiados. El ábside no es semicircular, como en la mayor parte de los templos románicos de su tiempo, sino plano.

Según algunos expertos, la construcción se levanta sobre una antigua iglesia mozárabe. Se sabe que la parroquia existía en época musulmana pues se cita por primera vez en un documento de 1119, justo después de la reconquista de Tudela.

En el siglo XVI, la iglesia fue remodelada, levantándose las capillas laterales de Santa Ana, de Nuestra Señora de la Esclavitud y la Bautismal. En el siglo XVII se construyeron las capillas de Ánimas y del Santo Cristo, de estilo barroco, las cuales fueron retiradas en 1986 con objeto de dejar al descubierto la majestuosidad del templo románico. El retablo del Altar Mayor recubre todo el ábside y es del siglo XVI. En la Capilla de Santa Ana se conserva la talla de Santa Ana la Vieja, talla del siglo XV de estilo flamencol

iglesia santa maria magdalena

  1. Catedral de Santa María La Mayor de Tudela

A pocos metros de la iglesia de Santa María Magdalena se encuentra la Catedral de Santa María La Mayor de Tudela, un templo tardorrománico, inspirado en la arquitectura cisterciense, de grandes dimensiones.

Comenzó a construirse a finales del siglo XII durante el reinado de Sancho VI el Sabio, que pasó el testigo a su hijo Sancho VII el Fuerte, que a su vez se lo cedió a su sobrino Teobaldo I. Utilizó algunos de los cimientos de la Mezquita Mayor de Tudela (siglos IX a XI).

La catedral de Tudela es de grandes dimensiones, con unos 3.380 metros cuadrados (65 m x 52 m) sin contar el claustro. Se trata de un edificio con tres naves de cuatro tramos, la central más amplia, con transepto de cinco tramos, y cabecera quíntuple con un profundo ábside central en hemiciclo presidido por un gran retablo del siglo XV, pintado por Pedro Díaz de Oviedo.

La Catedral de Santa María La Mayor de Tudela es un templo tardorrománico, inspirado en la arquitectura cisterciense, de grandes dimensiones, ya que cuenta con unos 3.380 metros cuadrados sin contar el claustro

Son numerosas sus capillas y retablos, entre los que sobresalen la imagen pétrea románica de la Virgen Blanca, del siglo XII, y los retablos pintados góticos de Santa Catalina y de Nuestra Señora de la Esperanza, ambos del siglo XV.

Presenta tres puertas: puerta de Santa María (al Norte), puerta de la Virgen (al Sur) y puerta del Juicio (al oeste). Esta última fue la última de las citadas tres puertas en abrirse, fechándose su construcción desde los últimos años del siglo XII y las primeras décadas del siglo XIII, coincidiendo su factura con el reinado de Sancho VII el Fuerte.

La puerta del Juicio es la más importante, aunque no sea la puerta principal del templo. Es una mezcla de arte de estilo gótico y románico y su importancia le viene por su espectacular decoración, con escenas del Génesis y del Antiguo Testamento, y sobre todo por la representación del Juicio Final.

En la parte izquierda de la puerta, está representado el Paraíso o el bien, y los premios que reciben los justos, mientras que a la derecha está representado el infierno y también los pecados, entre ellos la lujuria, la avaricia, la gula o la blasfemia.

catedral santa maria mayor

  1. Museo de Tudela – Palacio Decanal

Pegado a la catedral de Santa María Magdalena se encuentra el Palacio Decanal o Palacio del Deán de Tudela, una construcción de ladrillo edificada a finales del siglo XV de estilo gótico-mudéjar que actualmente alberga el Museo de Tudela.

La fachada principal del palacio es una obra plateresca, con rica ornamentación italianizante. Presenta un cuerpo bajo, con una puerta principal de arco de medio punto, marcado por dovelas de ladrillo.

También muestra una hermosa ventana rectangular, cuyas jambas y dintel se decoran con casetones de rosetas modelados en yeso mostrando un repertorio a la romana al que sumar una láurea heráldica, guarnecida con cuatro cabezas de ángeles, con las armas del Papa Julio II junto a las de don Pedro de Villalón testimonian la protección papal al que fuera su camarero en Roma. Sobre todo ello se presenta una galería de arcos rebajados sobre la cornisa.

El Palacio Decanal, que actualmente alberga el Museo de Tudela, es una construcción de ladrillo edificada a finales del siglo XV

En la fachada que da a la calle La Merced, se puede admirar la decoración mudéjar, unas labores de ladrillo a base de rombos o sebka, de claro abolengo musulmán. En esta misma fachada se levanta un doble cuerpo de vanos rectangulares y una galería de arquillos dobles apuntados de estilo gótico.

La decoración gótico-mudéjar de la esquina de la calle Merced está solo conservada en parte, ya que en esta esquina se levantaba una magnífica torre de estilo mudéjar que fue derribada en siglo XIX. Presentaba arquillos conopiales del último gótico en su base que eran la continuación de la galería de arquillos apuntados de la fachada de la calle Merced. Así pues, la decoración mudéjar es en gran parte una reconstrucción posterior.

En 1831 se construyó la portada que da a la Plaza de San Jaime y en 1883 se derribó la torre mudéjar del palacio. Entre 1997 y 2001, se realizó una restauración del edificio, convirtiéndolo en Casa Diocesana y Museo.

palacio decanal museo tudela

  1. Casa del Almirante

A menos de 50 metros del Palacio Decanal, se sitúa la Casa del Almirante o Palacio del Almirante, un edificio de la arquitectura civil de esta ciudad, un palacio renacentista de los más interesantes de la España de mediados del siglo XVI.

Este edificio palaciego de corte renaciente fue construido entre los años 1520-1560 y está situado en la calle de la Rúa, la calle principal del Casco Antiguo de Tudela en las inmediaciones del Ayuntamiento.

Poco se conoce de la construcción del edificio desde aspectos documentales, ni tampoco se encuentra una razón lógica para su denominación como Casa del Almirante. Sí se conoce documentalmente la trayectoria del edificio desde aspectos de propiedad, aunque no se han encontrado en los archivos de la ciudad datos sobre su construcción o sobre los maestros de obras y artesanos que participaron en la misma.

La Casa del Almirante es un palacio renacentista de los más interesantes de la España de mediados del siglo XVI

Los primeros propietarios que se conocen son la familia Cabanillas Berrozpe, herederos de los Gómez Peralta, que mandaron construir esta casa entre los años 1520 y 1560. 

A estos les sucedieron los Castillo Cabanillas y Gómez de Peralta en el siglo XVII, Ximénez de Cascante y Ximénez de Antillón en el XVIII, y el Barón de la Torre en el XIX.

Desde hace más de treinta años la casa fue propiedad de María Forcada, que realizó varias intervenciones de consolidación y restauración. Hoy y gracias a la donación de su última propietaria, la Casa del Almirante es propiedad de la ciudad de Tudela representada en su Ayuntamiento.

casa almirante tudela

  1. Palacio Marqués de Huarte

En la calle Herrerías se sitúa este espléndido palacio barroco de mediados del siglo XVIII que actualmente acoge la Biblioteca, el Archivo Municipal y un pequeño museo que exhibe una hermosa berlina del S. XVIII perteneciente a los marqueses de San Adrián.

Tiene dos fachadas, una en la calle Herrerías y otra en la calle Mercadal. Esta segunda es la principal con una exuberante decoración de figuras y motivos vegetales que rodea las ventanas y balcones del edificio.

En otros tiempos fue residencia de insignes personalidades que visitaron Tudela, como Carlos IV, Fernando VII o Isabel II de Castilla. Es el ejemplo de arquitectura civil más representativo del barroco de la Ribera de Navarra.

De este espléndido palacio barroco destaca, además de la decoración de la fachada principal, su escalera imperial, el patio y su cubierta

De este majestuoso edificio destaca, además de la decoración de la fachada principal, su escalera imperial (considerada la más bella de Navarra), el patio y su cubierta. Para su construcción se aprovecharon tres casas medievales estrechas y profundas que se encontraban en el solar.

El edificio, que se erigió entre 1742 y 1745, consta de bodegas, planta baja, planta noble, donde se situaban las dependencias principales, segunda planta, destinada a los dormitorios, y una tercera utilizada por el servicio.

En un principio, el palacio se diseñó para albergar a dos familias, la de Doña Francisca de Francia y la de su hijo Diego Huarte y de Francia, poseedor del mayorazgo de Huarte. Esto explicaría la doble entrada al palacio por dos calles diferentes, la doble escalera y la peculiar distribución de espacios.

biblioteca tudela

  1. Palacio Marqués de San Adrián

Este palacio, restaurado entre 1991 y 1993 para convertirse en la sede de Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), fue la casa principal de la familia Magallón, Marqueses de San Adrián y Marqueses de Castelfuerte.

El palacio se considera como uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura civil renacentista de Tudela. La cimentación de la casa empieza en 1552. La obra continúa en 1553 y debe de estar terminada, por lo menos en lo que se refiere a la fachada, en 1556.

La construcción de la fachada, el patio, la escalera y las habitaciones interiores son obra de Pedro de Magallón y Veraiz, mientras que la construcción del patio, escalera y pinturas murales son posteriores (de los últimos años de los sesenta) y fueron hechas por su hijo Pedro de Magallón y Villalón, quien encargó las pinturas de la escalera, ya hacia 1569-1570, coincidiendo con los preparativos de su matrimonio con Laura de Soria.

El Palacio del Marqués de San Adrián, actualmente sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura civil renacentista de Tudela

La fachada del Palacio de San Adrián muestra una casa señorial de ladrillo. El edificio monumental se compone de dos pisos y de un ático. Los muros de ladrillo contienen vanos de medio punto y pares de óculos ciegos.

Del patio arranca un arco de la gran escalera de planta cuadrada de dos tramos cubiertos por artesonado de casetones con rosetas. En los muros de esta escalera están pintadas al óleo en grisalla unas escenas. Estas pinturas son atribuidas a Pietro Morone.

En estas escenas se representan doce figuras inspiradas en grabados de estilo cuatrocentista de la última generación florentina. En el muro de la izquierda se reconoce a Virginia, Lucrecia y Vesta.

Las figuras del muro frontal portan atributos guerreros en conexión con Palas Atenea (diosa de la Sabiduría y las Artes).

uned tudela

  1. Plaza de los Fueros

Ubicada en el corazón de la ciudad, fue creada en el siglo XVII para acoger las corridas de toros que hasta entonces se habían celebrado en la plaza Vieja, junto a la catedral, y que habían sido prohibidas por el Cabildo por tratarse de un lugar sagrado.

Como recuerdo de su época taurina, las fachadas presentan una decoración salpicada de escenas de toros y escudos heráldicos de las poblaciones que forman la Ribera de Navarra. La uniformidad de los tejados y fachadas tan sólo se ve alterada por dos edificios: la Casa del Reloj, que preside la plaza, y la Residencia Nuestra Señora de Gracia.

Fue construida entre 1687 y 1691 bajo la dirección de Domingo Ucazcal, maestro de obras tudelano. El modelo seguido fue el promovido en España por los Austrias de trazado regular presentando un espacio cuadrangular semicerrado, esto último propiciado por los arcos de ingreso de tres de las cinco calles que desembocan en él: Yanguas y Miranda, Doña María Ugarte y Gaztambide-Carrera, aunque éste último desaparece en 1907. Don Miguel Eza y Concarera son las dos calles restantes. De esta forma, se conseguía una plaza de estética uniforme construida a un mismo nivel muy similar a la Plaza Mayor de Madrid y la Plaza de la Corredera de Córdoba y que, a pesar de las posteriores intervenciones, sigue conservando su regularidad y geometría en sus edificios.

La plaza de los Fueros fue creada en el siglo XVII para acoger las corridas de toros que hasta entonces se habían celebrado en la plaza Vieja

En la actualidad, la plaza de los Fueros de Tudela acoge los festejos y acontecimientos más importantes de la ciudad, como El Volatín o la Bajada del Ángel en Semana Santa o el disparo del cohete anunciador el 24 de julio y el tradicional baile de ‘La Revoltosa’ las noches del 24 al 30 de julio.

La Casa del Reloj, que a lo largo de su historia ha tenido diferentes usos, ya que ha sido edificio consistorial, taberna, colegio y hasta una pensión, preside la plaza de los Fueros. En el año 2011 se realizó una profunda rehabilitación del edificio.

Esta plaza ha sido conocida a lo largo de su historia con diversos nombres correspondiendo a los distintos momentos que le ha tocado vivir, llamándose en sus inicios Plaza de Toros, denominación que atendía a su originaria función, Plaza Real, durante la dominación francesa, Plaza de la Constitución, de Fernando VII, de La República, Nueva, pero fue en 1893 cuando adquirió su actual denominación en honor a los Fueros de Navarra.

plaza de los fueros2

  1. Museo Muñoz Sola – Palacio de los Veráiz

El Museo Muñoz Sola de Arte Moderno (MMSAM) es una antigua casa-palacio, perteneciente a los Veráiz, que en la actualidad sirve de sede al museo donde se conserva y expone la amplia colección de arte perteneciente al pintor tudelano César Muñoz Sola y donde, además, se realizan periódicamente exposiciones de arte moderno.

De la fábrica gótica primigenia se guarda una enjuta de la arquería del primer piso con una piedra armera de los Veráiz, la más antigua de este tema de Tudela,​ conservada testimonialmente en la fachada. De la misma época se conservan dos bodegas de sillería destinadas como salas de talleres y cursos.

Domingo Veráiz Magallón encarga en 1768 la reforma del edificio a Felipe Domenech y a Manuel Barrera, herrero, siendo remodelado profundamente durante este período barroco. Reflejo de este nuevo estilo se observa en el ritmo clasicista de los ventanales de fachada y en la sencilla decoración de placas pinjantes de los antepechos que sustentan los balcones.

El Museo Muñoz Sola de Arte Moderno, que abrió sus puertas en el año 2003, es una antigua casa-palacio, perteneciente a los Veráiz

El Museo Muñoz Sola abrió sus puertas en el año 2003. La planta baja del edificio se utiliza para prestar servicios culturales, mientras que las dos plantas superiores acogen las salas de exposiciones de pintura del siglo XIX y las exposiciones temporales. 

En un principio en el diseño y distribución de las obras no se había contemplado un espacio propio para las exposiciones temporales causando mucho trabajo cada vez que se realizaba una exposición temporal, el traslado de gran parte de la colección a los almacenes.

En 2019, en una búsqueda de conectar con el público se estableció la necesidad de actualizarse y ofrecer un abanico amplio de actividades, se dispuso de un espacio para tales exposiciones temporales.

museo muñoz sola tudela

  1. Torre Monreal

La Torre Monreal es un edificio defensivo erigido en el siglo XIII sobre una atalaya al suroeste de la ciudad con el fin de vigilar el territorio, aunque su aspecto actual responde a posteriores reconstrucciones.

Está situada sobre un cerro que domina la ciudad en el sentido opuesto al del Cerro de Santa Bárbara, donde se situaba la Alcazaba o Castillo de Tudela. Antiguamente, este cerro debió conocerse como Monte del Rey o Monte Real (Mont Real), del que deriva su nombre.

La Torre Monreal es un edificio hexagonal de ladrillo en el que se integra la única evidencia de la época medieval, el aljibe, un depósito subterráneo destinado a guardar agua potable procedente de la lluvia.

La Torre Monreal de Tudela es un edificio defensivo erigido en el siglo XIII sobre una atalaya al suroeste de la ciudad con el fin de vigilar el territorio

La última reforma acometida lo ha convertido en la primera cámara oscura de Navarra y en un centro de interpretación con paneles explicativos sobre las culturas que han convivido en la capital ribera: la judía, la musulmana y la cristiana.

Así, un dispositivo que gira 360 grados capta la imagen de la zona que rodea a la Torre Monreal en tiempo real y ésta es proyectada en el interior de la cámara oscura. Además, en cada sesión, que dura veinte minutos aproximadamente, se revelan secretos sobre la historia, evolución y curiosidades.

castillos tudela torre monreal

  1. Monumento al Corazón de Jesús – Castillo de Tudela

El Corazón de María tiene su contrapunto al otro lado de la ciudad con la estatua dedicada al Corazón de Jesús. Se ubicó sobre lo que fue torreón principal del viejo Castillo de Tudela y, posteriormente, Ermita de Santa Bárbara.

La imagen, de 12 metros de altura, fue construida por el escultor italiano, asentado en Zaragoza, Carlo Buzzi. El proyecto del monumento fue realizado por el arquitecto Víctor Eusa de Pamplona.​ Fue inaugurado el día 25 de octubre, festividad de Cristo Rey, del año 1942, por iniciativa del Padre Luis Ortiz, sacerdote jesuita.

Para su instalación y acceso, el cerro fue acondicionado y se construyó un camino hasta el monumento, todo ello costeado por suscripción popular. Su entorno está acondicionado como un parque, ya que cuenta todavía con restos del castillo (restos de murallas, aljibes y pasadizos). Desde la explanada, se puede contemplar una hermosa panorámica de la ciudad, del Ebro, de La Mejana y la de sus alrededores.

El Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, construido por el escultor italiano Carlo Buzzi, se inauguró el 25 de octubre de 1942 

El Castillo de Tudela, antigua alcazaba musulmana, fue uno de los más importantes del Reino de Navarra. Desafortunadamente, hasta nuestros días solamente han llegado algunos vestigios de carácter arqueológico.

Fue construido en el siglo IX, y remodelado varias veces tras la reconquista a principios del siglo XII. Estaba situado en el cerro de Santa Bárbara, donde hoy se alza el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, en una posición altamente estratégica, ya que dominaba el paso del Ebro que durante mucho tiempo fue frontera entre dos civilizaciones: la musulmana y la cristiana.

El Castillo de Tudela fue demolido en 1516 por orden del cardenal Cisneros, reduciendo la torre de la fortaleza y rellenando los fosos. Los fosos se llenaron de arcilla. No obstante, no se sabe hasta qué punto el verdadero culpable de la desaparición del castillo fue Cisneros, ya que consta que en 1521 todavía existía el castillo y fortalezas.

corazon jesus tudela

  1. Monumento al Corazón de María

El Monumento al Corazón de María es una gran estatua construida en honor a la Virgen María a mediados del siglo XX en un collado frente a la Torre Monreal, cercano al barrio de Lourdes.

La figura fue construida por el escultor zaragozano Ángel Bayod. El proyecto del monumento fue realizado por el arquitecto Enrique Delso.

La primera piedra del Monumento al Corazón de María se puso el 8 de diciembre de 1955, día de la Inmaculada, y se inauguró diez meses después, el 7 de octubre de 1956. La financiación se hizo por suscripción popular del pueblo tudelano.

El Monumento al Corazón de María, obra del escultor zaragozano Ángel Bayod, se construyó en 1956, 14 años después que el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús

El conjunto consiste en un gran obelisco con contrafuertes en forma de cruz, sobre él una serie de salientes que simulan rayos de sol y sobre ellos un semicírculo que simboliza el mundo. La imagen de la Virgen se sitúa sobre la esfera.

El Monumento al Corazón de María tiene una altura total de 21,5 metros. La imagen, que mide 5.75 metros, está situada sobre un obelisco que alcanza una altura de 15,75 metros.

La obra tiene el siguiente significado: María abre los brazos hacia Tudela, y se encuentra en un cerro opuesto al monumento al Corazón de Jesús, que está bendiciendo la ciudad. Los dos abrazan y bendicen la ciudad y a sus ciudadanos.

corazon maria tudela

Comentarios