Menos ruido y más limpieza - Asoc. Vecinos Casco Antiguo Tudela

Menos ruido y más limpieza - Asoc. Vecinos Casco Antiguo Tudela
MENOS RUIDO Y MÁS LIMPIEZA

Transcurrido más de un mes de la celebración de las fiestas de Tudela es necesaria una reflexión de cómo se organizaron los distintos festejos y de su seguimiento por parte de los tudelanos. Nos corresponde, en alguna medida, a la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo valorar el impacto de las fiestas en el barrio, en el que se realizan la gran mayoría de los actos.
Una de las novedades de este año ha sido la regulación del horario de la música en la calle. Como defensores de casco antiguo como zona residencial y no solo de ocio, apoyamos la aplicación de esta norma que responde a la petición de los muchos residentes en la zona y a las numerosas denuncias por exceso de ruido que han dado la razón a los demandantes. El resultado ha sido evidente y la mejora en la vida de los vecinos ha sido muy apreciada por ellos.
Está claro que esta decisión puede ser impopular en ciertos sectores de tudelanos, unos por los intereses económicos y otros porque les limitan parcialmente el disfrute de la noche. La Asociación de Vecinos del Casco Antiguo dio ejemplo en la celebración de las fiestas de San Pedro al adelantar el final de la verbena a la 1, que fue suficiente al seguir los bares trabajando después, hasta la hora autorizada.
Entendemos que no tiene mucho sentido que las fiestas se disfruten cada vez más tarde y que los más jóvenes se diviertan únicamente de las 11 de la noche a 10 de la mañana, Los organizadores de las fiestas tienen que realizar la reflexión de si se quiere hacer fiestas paralelas con dos turnos o fomentar un ambiente popular en la calle en la que puedan participar todas las edades a la vez.
La fiesta celebrada en Herrerías a continuación de la comida de los jóvenes demostró que es posible dar satisfacción a un gran número de jóvenes y animar la tarde para todos los tudelanos. Otro tema es el de los efectos colaterales de tantos participantes en esta calle, como suciedad, deterioro de las zonas ajardinadas, un volumen de la música muy alto y, particularmente desagradable, la utilización de cualquier rincón como urinario improvisado. Si se va a reunir tanto público, habrá que organizar previamente los servicios necesarios que cubran las necesidades de los asistentes, de los vecinos y de la hostelería y, por qué no, intentar buscar nuevas ubicaciones más acordes con la masificación de esta actividad.
Si la valoración entonces de la limitación del horario para la música en la calle es positiva algo muy diferente ocurre con la suciedad: se ha empeorado notablemente el estado de las calles durante las fiestas. Aunque en parte se deba al descuido incívico de la gente, no se han puesto por parte del Ayuntamiento los medios suficientes para evitar tanta suciedad. Por ejemplo, el año anterior se colocaron unos cubos de basura en distintos puntos del casco antiguo. Este año todo ha ido directamente al suelo: gastos en su limpieza y penosa imagen de nuestras calles. Habrá que planificar su mejora. Recomendamos hacer una campaña para próximas fiestas y eventos, en la que se invite a los participantes, sobre todo a los jóvenes, al uso de vasos reutilizables, que, como se van imponiendo con fuerza en otras ciudades, eviten así la suciedad y el peligro de cortes.
Un problema grave añadido es la utilización de la calle como urinario. Si bien se han colocado servicios apropiados en distintos puntos del casco antiguo ha sido evidente que no han sido suficientes, en particular en lugares de gran afluencia de público. Mejoría sí, pero insuficiente. Y las multas a los incívicos, ¿se están realizando?
La Asociación de Vecinos del Casco Antiguo considera que hay que mantener los aciertos realizados en las fiestas de este año y mejorar los muchos aspectos que siguen siendo deficientes. Para que las celebraciones que se realizan en el barrio sean motivo de alegría y orgullo y no de vergüenza.


Asociación de Vecinos del Casco Antiguo
Tudela, Septiembre de 2011

Comentarios