TURISMO

Qué ver en Corella: los cinco lugares imprescindibles

Tudelahoy te ofrece una lista de sitios que debes visitar cuando te acerques a visitar una de las ciudades navarras del Barroco

Corella
Vista del municipio de Corella. Foto: Sandy Cueva
Qué ver en Corella: los cinco lugares imprescindibles

Corella, situada en el sur de Navarra a 18 kilómetros de Tudela, es el segundo municipio más poblado de la Ribera. La ciudad del Alhama posee un rico patrimonio arquitectónico barroco, donde destacan el Palacio de los Sesma o la Casa de las Cadenas, de la que existe una réplica en el Pueblo español de Barcelona o el Museo de Arte Sacro. Otros exponentes notables del Barroco son las parroquias de San Miguel y del Rosario.

  1. LUGARES DE INTERÉS

LUGARES DE INTERÉS

1. Palacio de los Sesma o la Casa de las Cadenas

Construido por encargo de Agustín de Sesma se concluyó en 1711. Se trata de un edificio de ladrillo de tres plantas. En la baja destaca la puerta, ubicada a un lado de la fachada. Dos pilares se sitúan delante la puerta y sobre ella cuelga una cadena enganchada a la ménsula de hierro que sujeta el balcón de la primera planta.

En la primera planta hay cinco vanos con sus respectivos balcones, mientras que en la segunda, donde sobresale un alero apoyado sobre ménsulas de madera, se abren cuatro ventanas.

Las cadenas situadas sobre la puerta principal fueron mandadas colocar por el rey Felipe V tras su paso por Corella. Estas cadenas son el símbolo de derecho de asilo de la casa.

Según se apunta en la web del Ayuntamiento de Corella, la primera estancia del monarca en la ciudad se produjo entre junio y octubre de 1711 y se explica por la fama curativa de los ajos y microclima de Corella para la recuperación de la reina María Luisa Gabriela de Saboya, enferma de tuberculosis.

De esta forma, en el contexto de la Guerra de Sucesión, Felipe V junto a su esposa, su hijo Luis -príncipe de Asturias- y la corte real se hospedó en la cómoda y recién edificada Casa de los Sesma, recibiendo su propietario en 1712 el privilegio de poner cadenas en sus puertas.

No obstante, meses después la reina falleció y en 1719 la casa volvió a alojar brevemente al monarca y a su segunda esposa Isabel de Farnesio.

corella palacio sesma
Palacio de los Sesma o Casa de las Cadenas. Foto: Ayuntamiento de Corella

2. Museo de Arte Sacro

Emplazado en el Monasterio de la Encarnación, antiguo cenobio de benedictinas edificado en 1659, fue transformado en museo por José Luis Arrese, creador de la fundación a la que pertenece este museo desde 1975. Su aspecto actual es obra de la remodelación que vivió en el año 2001.

Abarca arte sacro del Renacimiento y del Barroco, fundamentalmente, al que se añade una parte representativa de la obra del pintor corellano Antonio González Ruiz (1711-1788), primer director de la sección de pintura de la Real Academia de Noble Artes de San Fernando.

Entre las piezas dignas de mención se encuentran los lienzos de las Bodas Místicas de Santa Gertrudis y el Martirio de San Plácido, de Claudio Coello; el busto de San Pedro Nolasco, de Pier Antonio Colici (1725), y una Apoteosis de Cristo, de Corrado Giacquinto.

Tras este repaso a las joyas de este museo, merece la pena realizar una visita a la iglesia barroca del convento.

corella museo arte sacro
Museo de Arte Sacro. Foto: Ayuntamiento de Corella

3. Parroquia de San Miguel

Es la más antigua de Corella, pero del primitivo templo no queda ningún vestigio, ya que a partir del siglo XV se hicieron sucesivas ampliaciones. Según se recoge en la web del Ayuntamiento de Corella, “la construcción de ladrillo sobre basamento de piedra y contrafuertes cuenta con una planta de tres naves, cabecera pentagonal y crucero. La fachada principal, igualmente de ladrillo y con escalinata de piedra a sus pies, muestra una portada de arco de medio punto entre pilastras clásicas. Ésta luce nicho hueco ocupado por la escultura renacentista de San Miguel y una ventana en cuyos laterales se adjuntan escudos de la ciudad; sobre la cornisa el frontón triangular partido albergaba una talla de San Pedro de principios del XVII; y en cada uno de los laterales unas portadas ciegas y cuerpos de ladrillo almohadillado dan paso a dos campanarios, fechados en el s. XIX, de base octogonal rematados con agujas”.

Asimismo, apunta que “en su magnífico interior bóvedas de arista cubren las naves centrales y laterales, bóvedas de cañón con lunetos los brazos del crucero, una cúpula elíptica su centro y una bóveda al horno cierra el ábside. Todo el perímetro de la iglesia lo recorren ricas y teatralizadas ornamentaciones de escenas bíblicas a las que se añaden pinturas murales realizadas en el siglo XX para potenciar la exuberancia rococó del templo, cuyo máximo representante es el retablo mayor”.

El retablo mayor es del siglo XVIII, obra de Juan Antonio Gutiérrez, con esculturas de Pedro de Onofre. Además, hay otros once retablos de estilo barroco.

Según se apunta en la Guía Repsol, “hoy está considerado el templo barroco de más importancia en Navarra, con una estructura cuidada y pensada y una decoración interior exuberante, con doradas columnas cubiertas de follaje o, por ejemplo, imágenes de San Miguel junto a varios demonios a sus pies que han sido abatidos por ángeles con armas”.

corella parroquia san miguel
Parroquia de San Miguel. Foto: Ayuntamiento de Corella

4. Parroquia del Rosario

Es probable que su construcción comenzara en 1535, pero en 1656 se planteó de nuevo el templo, procediéndose a su ampliación. En 1953 se reformó para añadir una torre y una fachada conveniente a la plaza del Mercado.

Lo más importante de la decoración interior es la cúpula central, con lienzos antiguos de Matías Guerrero y Vicente Berdusán. Se conservan también en esta iglesia varios cuadros del pintor corellano Antonio González Ruiz, primer director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Según se indica en la web del Consistorio corellano, “la fachada principal muestra una portada de piedra articulada geométricamente con una talla de la Virgen del Rosario y el Niño del s. XVII que destaca frente al ladrillo y, que al igual que la torre lateral, fue añadida a mediados del s. XX siguiendo esquemas barrocos”.

“Internamente, articulada por pilares cruciformes con pilastras adosadas y arcos de medio punto decorados con yeserias vegetales, la nave central está cubierta por bóveda de cañón con lunetos y las laterales por bóvedas de arista -las tres datadas en el s. XVII-; y una cúpula esquifada con rica ornamentación sobre tambor octogonal resguarda un crucero reconstruido en el s. XVIII”, se añade.

corella parroquia rosario
Parroquia del Rosario. Foto: Ayuntamiento de Corella

5. Ermita de la Virgen del Villar

La ermita actual es del siglo XVII, de una sola nave, en forma de cruz latina y cubierta con bóveda y lunetas. Su ornamentación es barroca. En esta ermita se venera a la patrona de la ciudad, cuya imagen recuerda el estilo de las tallas góticas de los S. XII-XIV, ya que fue este su origen, aunque fue sucesivamente restaurada durante la época barroca.

El exterior de ladrillo y piedra muestra una fachada que sigue las pautas estilísticas de los modelos conventuales del siglo XVII: enmarcada por pilastras, encabezada por un frontón triangular que realiza las funciones de campanario, hornacina con la imagen de la Virgen del Villar sobre su puerta de arco de medio punto y cornisa, con vanos en el segundo cuerpo y aletones curvos en los laterales.

corella basilica villar
Ermita de la Virgen del Villar. Foto: Ayuntamiento de Corella

Comentarios