La Guardia Civil desarticula una banda que robaba tractores en el Valle del Ebro

La Guardia Civil desarticula una banda que robaba tractores en el Valle del Ebro
La Guardia Civil ha desarticulado un grupo organizado de nacionalidad rumana que se dedicaba a robar maquinaria y útiles agrícolas en Teruel, Navarra y Castellón, valorada en 500.000 euros, y que estaba ubicado en la zona de Levante.

La operación, denominada "Aladro", se ha saldado con la detención de 11 personas, una de ellas sospechosa de ser la autora de un homicidio en la localidad tarraconense de Ulldecona.

Los ladrones, de nacionalidad rumana y asentados en la provincia de Castellón, localizaban los tractores recorriendo campos y fincas de la cuenca del Ebro, buscando en una misma zona cercana dos tractores de alta valoración económica.

El teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Teruel, Juan Miguel Arribas, ha explicado que, una vez localizados los tractores, la organización buscaba un comprador fuera de España, principalmente en Rumanía y a partir de ahí se organizaba el envío.

Consumaban el robo durante la noche y para el transporte utilizaban un remolque tipo góndola y con caja cerrada que los ocultaba. Para garantizar el transporte falsificaban la documentación necesaria para pasar los controles.

Las detenciones se han producido en Tarragona y en Castellón, y se les ha imputado los delitos de robo con fuerza en las cosas, receptación, falsificación documental, contra la salud pública, contra la seguridad del tráfico y de pertenencia a grupo criminal.
Los detenidos son C.D., de 43 años; I.H., de 28; T.B., de 26; C.B., de 58; F.C., de 62; C.D.B., de 33; I.D.F., de 34; V.R., de 34; A.M.B., de 27; A.R.T., de 34; y A.H., de 28 años.

La Guardia Civil estima que el valor del material sustraído asciende a más de 500.000 euros, aunque el precio que puede alcanzar en la venta final pueda ser mayor, ha apuntado Arribas.

En la operación se han incautado dos tractores sustraídos en Navarra por un valor de 230.000 euros, un camión junto con semirremolque tipo góndola, 3.400 euros en efectivo, 15,2 gramos de cocaína, 27 tarjetas de telefonía móvil, 21 teléfonos móviles, y gran cantidad de herramientas y objetos presuntamente sustraídos, así como numerosa documentación y soportes informáticos.

La desarticulación se ha producido seis meses después de que la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Teruel comenzara las investigaciones, tras el robo en septiembre de dos tractores en las localidades turolenses de Torrijo del Campo y Caminreal, por un valor de 126.000 euros.

Un mes después se produjo el robo de otros dos tractores también en la provincia de Teruel, en el municipio de Valmuel, valorados en 225.000 euros.

Entonces la Guardia Civil comenzó a trabajar con la hipótesis de que detrás de estos delitos estaba un mismo grupo organizado. En noviembre se produjo un tercer robo en la localidad navarra de Cortes, pero en esta ocasión la Guardia Civil pudo interceptar en un área de descanso de la AP-7 de Tarragona el camión góndola que transportaba los dos tractores sustraídos.

Con esta intervención los agentes verificaron que se trataba de un grupo de individuos asentados en Vinaroz que compaginaban los robos de maquinaria con otros robos con fuerza y con el tráfico minorista de sustancias estupefacientes en La Rioja, Navarra, Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Entre los detenidos en esta operación está T.B., rumano de 26 años, sospechoso de ser el autor del homicidio de una mujer ocurrido en julio de 2011 en Ulldecona (Tarragona) durante el robo de su vivienda.

El sospechoso se encuentra en prisión sin fianza, al igual que el jefe del grupo desarticulado, y el resto están en libertad con cargos, según ha explicado el capitán de la Unidad de Policía Judicial, Raúl Castillo.

La Guardia Civil continúa investigando si este grupo estaba detrás de otros robos de tractores perpetrados en Logroño, Huesca, Zaragoza, Tarragona, Castellón y Valencia.

La operación, que se ha desarrollado en el ámbito del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Calamocha (Teruel), ha contado con la colaboración de unidades de la Guardia Civil de distintas provincias, así como de fuerzas de seguridad de Francia, Holanda, Suecia, Bélgica y Rumanía.

El capitán Castillo ha señalado que todavía sigue abierta la investigación fuera de España para saber el destino de los tractores robados, ya que trabajan con la hipótesis de que el grupo desarticulado fuera "una célula en España de un grupo más organizado, probablemente en Rumanía".

Ha añadido que la investigación contempla también que este grupo pueda estar relacionado con otros robos e incluso casos de homicidio en Holanda, Francia, Suecia y Alemania.

Comentarios