VILLAFRANCA

Villafranca pone en valor su conjunto monumental barroco

Las jornadas barrocas aunarán este año divulgación del patrimonio, música, gastronomía y fiesta

Villafranca Barroca
Vista aérea de Villafranca.
Villafranca pone en valor su conjunto monumental barroco

Villafranca es la cuna del Barroco de Navarra, y entre el 1 y 3 de octubre será además el centro de referencia de esta época histórica. La celebración de las Jornadas Barrocas van a impregnar al importante conjunto monumental de la localidad de gastronomía, música y fiesta, además de las actividades dirigidas exclusivamente a los más pequeños, visitas guiadas de día y de noche, recorridos en caballos y conferencias.

La gastronomía va a ocupar un papel principal en estas jornadas. Así, se ha programado una degustación de ternera asada, degustación de migas y la ya tradicional Ruta del Pincho Barroco, que han diseñado los bares y restaurantes de Villafranca, y que presentará pinchos con quesos ahumados o codornices, asados con tomillo, guindillas, jenjibre y otros sabores propios de la época barroca. A todo ello se sumará también la variedad de productos que ofrecerán los puestos de venta en el mercado barroco que se localizará en la Plaza de España.

Los más pequeños no pueden quedar al margen, y además de poder realizar visitas, contarán con un área de juegos barrocos repartidos por el casco viejo de Villafranca, y cine barroco, dirigido a todos los públicos.

Visitas guiadas

Por su parte, el grupo de guías turísticos voluntarios han programado una serie de visitas guiadas durante todo el fin de semana, que incluyen visitas nocturnas y un recorrido por el interior del tempo religioso dedicado a Santa Eufemia, patrona de Villafranca.

Proyecto de promoción turística

Villafranca está trabajando desde 2012 como referente y cuna del barroco ribero, poniendo en valor su conjunto monumental. La localidad ha puesto en marcha un amplio proyecto de promoción, que se ha intensificado en esta legislatura a pesar de la pandemia, que contempla como ejes principales de su atractivo la gastronomía, la formación y divulgación entre sus vecinos, y la capacidad de hospedaje a los visitantes.

La localidad ribera cuenta con un casco histórico conservado en excelentes condiciones, que permite dar un paseo y disfrutar de edificaciones, gentes y servicios. El Palacio Bobadilla, el Palacio del Conde de Rodezno, el edificio del Ayuntamiento y un largo etcétera, son muestras del barroco civil. A todo ello se suma el barroco religioso, con la Parroquia de Santa Eufemia como elemento central, junto al Convento de los pp. Carmelitas o la Iglesia de la Virgen del Portal.

Todo este conjunto está siendo tratado con especial cariño por el Consistorio, que viene trabajando en un amplio plan de promoción, señalización, y difusión en distintos soportes, tanto físicos, como en internet. Todo ello, junto a la iniciativa privada, y en colaboración con otras localidades que también cuentan con este tipo de edificaciones.

El proyecto se lanzó en 2014 con la celebración de un curso dirigido a guías turísticos voluntarios. Este proyecto formativo se completó con un curso dirigido a la hostelería local y con charlas dirigidas a diferentes colectivos, como las mujeres o los jubilados. Asimismo, se realizó un proyecto de señalización informativa; edición de guías turísticas, un video promocional, y la organización de jornadas culturales y de otro tipo.

En los últimos meses, el Ayuntamiento ha culminado la renovación de parte de la señalización vertical de los edificios históricos, ha editado una nueva guía turística en trípticos y ha implantado un sistema de códigos QR enlazados a una web, con información para soportes móviles en tres idiomas.

Comentarios