TUDELA

Las verduras de invierno, protagonistas de las Jornadas Inverdura de Tudela

En esta época del año el cardo, la Alcachofa de Tudela, la borraja, la acelga, el brócoli o la achicoria ganan protagonismo en los platos y seducen con sus sabores

cardo ensalada
Un plato de cardo en ensalada.
Las verduras de invierno, protagonistas de las Jornadas Inverdura de Tudela

Con el objetivo de promocionar y exaltar las distintas verduras de invierno de la huerta de Tudela, regresan las jornadas Inverdura, con las que colabora Reyno Gourmet, y que se prolongarán hasta el próximo 12 de diciembre. Hasta esa fecha, distintas variedades de las huertas de La Mejana se convertirán en protagonistas en suculentos menús de restaurantes de la capital ribera.

Así, durante más de dos semanas, se realizarán en la capital ribera charlas, talleres de cocina o visitas guiadas con estos productos tan exquisitos como temática principal. En definitiva, más de 50 eventos que aglutinan actos gastronómicos con lúdicos y culturales en Tudela.

La verdura es uno de los productos estrella de la gastronomía de Navarra y, en invierno, el cardo, la Alcachofa de Tudela, la borraja, la acelga, el brócoli o la achicoria ganan protagonismo en las mesas navarras.

Sabores de las huertas de Tudela

Así, el Cardo de Navarra no suele faltar en los menús de esta época del año, principalmente como primer plato, ya que ayuda a digerir alimentos más grasos. Esta verdura aporta una serie de propiedades nutricionales muy interesantes para la salud, por su alto contenido en agua y en nutrientes. Y también puede ser servido en ensalada o cocido, o acompañado de distintas guarniciones.

Considerada como una de las verduras ‘reinas’ del invierno goza de gran prestigio por su versatilidad en la cocina, ya que puede consumirse en fresco, en conserva y en crudo como la popular ensalada de cardo rizado. En definitiva, ofrece innumerables formas de elaboración que llenan el recetario tradicional navarro.

Por su parte, la ‘flor de la huerta’, la Alcachofa de Tudela, ya sea fresca como en conserva, se distingue por la etiqueta de Indicación Geográfica Protegida. Este manjar puede prepararse cocida, frita, rebozada… y posee una textura crujiente, ligeramente amarga de sabor y jugosa que la han convertido en una de las joyas de la gastronomía navarra y en protagonista de suculentos platos fuera de esta región.

Además, la borraja está considerada en países como Francia o Italia como una verdura de lujo y platos cocinados con este producto son toda una especialidad en la cocina de prestigiosos restaurantes y ha tomado gran protagonismo en delicias de los mejores chefs. 

Así, son muy variadas las maneras de prepararla, pudiendo utilizar prácticamente toda la planta: desde los tallos hasta las hojas. Desde servirlas en crudo, o cocidas o al vapor, incluso, hasta en forma de postre, al freír las hojas más frescas y endulzándolas con azúcar.

Otra de las verduras de invierno es la acelga, que cuenta con muchas propiedades que la convierten en un alimento muy completo, saludable y delicioso. Es una poderosa fuente de vitaminas, minerales y fibra. Y aunque se puede comer todo de esta verdura, la penca es una de las partes más apreciadas en la cocina.

En Navarra es el primer cultivo hortícola en cuanto a superficie. Se trata de una de las verduras de mayor valor nutritivo por unidad de peso de producto comestible y su aporte vitamínico es muy elevado. Además, contiene una gran cantidad de fibra y vitaminas y un alto poder antioxidante.

Si el consumidor adquiere el producto en fresco, lo encontraré cortado desde el tallo con la ‘pella’ entera, mientras que el brócoli congelado se comercializa cortado y listo para consumir.

Finalmente, tal vez la verdura de invierno más desconocida probablemente sea la achicoria. Se trata de un producto muy nutritivo y que puede ser consumido tanto cruda como cocinada, y posee un sabor muy característico, que puede llegar a recordar al amargor de la endibia o la escarola.

Comentarios