TUDELA

Urós: "La Orden del Císter supo adaptarse a las reformas introducidas por el Concilio de Trento"

El abad del Monasterio Santa María la Real de la Oliva ofrecerá una conferencia este jueves 24 de noviembre en la sede de Bardenas en la que hablará de 'La Orden del Císter después del mundo medieval'

abad monasterio oliva francisco javier urós
Francisco Javier Urós, abad del Monasterio Santa María la Real de la Oliva.
Urós: "La Orden del Císter supo adaptarse a las reformas introducidas por el Concilio de Trento"

Dentro del curso de otoño ‘El Císter: arte, cultura, patrimonio’, organizado por la UPNA, este jueves 24 de noviembre (19:00 horas) en la sede de la Comunidad de Bardenas Reales en Tudela tendrá lugar la conferencia ‘La Orden del Císter después del mundo medieval’ que impartirá Francico Javier Urós Murillo, abad del Monasterio Santa María la Real de la Oliva.

En ella hablará de los siglos XV al XVIII, ya que, según ha avanzado el propio Francisco Javier Urós en los micrófonos de Radio Tudela, centrará su exposición en lo que pasó en la península ibérica. “Se crearon tres congregaciones cistercienses:  Castilla, Aragón-Navarra y Alcobaça (Portugal)”, ha apuntado el abad del Monasterio de la Oliva, que ha destacado que uno de los aspectos más relevantes “fue la capacidad que tuvo la Orden del Císter de adaptarse al tiempo que le tocaba vivir, ya que uno de los acontecimientos más importantes de aquella época es el Concilio de Trento, esa reforma que se hizo en la iglesia para atajar el paso, el crecimiento y el desarrollo que estaba teniendo el Protestantismo, sobre todo en Alemania, el Anglicanismo en Inglaterra y todas estas nuevas corrientes que se habían despejado de la iglesia. Ahí es donde voy a detenerme un poco más para explicar el esfuerzo que hace la Orden, sobre todo aquí en España, para adaptarse a la nueva situación que le tocó vivir”.

Durante la entrevista, Urós ha recordado también que el Monasterio Santa María la Real de la Oliva publicó hace unos pocos meses un libro que recoge las crónicas realizadas por el padre Gregorio Arizmendi, el último monje que hubo en la Oliva antes de la desamortización. “En el mismo se cuentan los avatares y los hechos desde su fundación el siglo XII hasta el XIX. Entre ellos, destaca como el Monasterio durante mucho tiempo no pudo elegir a su abad, sino que le venía nombrado por parte de la congregación y como se luchó para poder elegir un monje de la Oliva para que fuera su abad”.

Entrevista completa con Francisco Javier Urós, abad del Monasterio Santa María Real de la Oliva

Comentarios