RIBAFORADA

Acopahir, una asociación para dar a conocer el patrimonio y la historia de Ribaforada

Javier Cevera, presidente de la Asociación, ha destacado el trabajo que realizan Anabel Arriazu y José Ángel Pérez Calavia

Javier Cervera, ACOPAHIR
Javier Cervera, presidente de Acopahir.
Acopahir, una asociación para dar a conocer el patrimonio y la historia de Ribaforada

El presidente de la Asociación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Ribaforada (Acopahir), Javier Cervera, ha pasado por los estudios de Radio Tudela para dar a conocer el trabajo que realiza este colectivo, surgido a finales de 2018 de la unión de dos grupos de personas (los voluntarios de las excavaciones que se estaban llevando a cabo en el yacimiento romano de San Gregorio y los Amigos de la Iglesia Vieja) “con el objetivo de proteger y descubrir el poco patrimonio que quedaba en la localidad”.

Tras repasar las distintas actividades realizadas a lo largo en 2021, entre ellas la presentación de un cómic para dar a conocer el pasado romano de Ribaforada, Cervera ha señalado que el objetivo de futuro es “fomentar la defensa, el conocimiento y la difusión de nuestro patrimonio arqueológico, histórico y cultural y organizar actividades culturales”.

Acopahir está integrada actualmente por 22 socios y toda aquella persona interesada en formar parte de esta asociación “puede solicitar su entrada a través de la web www.acopahir.com o llamando al teléfono 669 146 812”, ha explicado Cervera, que ha recordado que “estamos abiertos a llevar a cabo cualquier actividad cultural para dar a conocer el patrimonio de la localidad”.

El presidente de la Asociación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Ribaforada ha destacado “el trabajo que realiza Anabel Arriazu está realizando en los archivos municipales del Ayuntamiento. Es una labor tediosa, lleva mucho tiempo. Está aportando datos muy curiosos, el último es sobre el reloj de la torre de la iglesia vieja de San Blas”.

En este sentido, ha informado que “se sabe que en 1896 el Ayuntamiento contrató a un relojero de Zaragoza para que lo arreglara porque se encontraba parado. Se gastaron unas 200 pesetas y estuvo funcionando un tiempo, pero volvió a pararse y entonces Antonio Canseco, un famoso relojero de Madrid, que resultó ser el relojero oficial de la Casa Real, se ofreció a colocar uno de sus relojes de torre por el precio de 1.763 pesetas. Todos estos datos se pueden consultar en el Facebook Documentos del Archivo Municipal de Ribaforada”.

Por último, Cervera también ha resaltado la labor que realiza José Ángel Pérez Calavia. “Se ha involucrado con la asociación y ha pedido al Archivo Municipal de Madrid datos sobre la villa de Ribaforada”.

Comentarios