TUDELA

Tudela Comparte pone en marcha un proyecto para frenar la brecha digital

GerTu se ha desarrollado a lo largo de este año en colaboración con otras dos entidades sociales navarras y se enmarca dentro de la convocatoria Navarra Solidaria 2020 de Fundación Can y Fundación La Caixa

tudela comparte proyecto gertu
Presentación del proyecto GerTu de Tudela Comparte en las instalaciones de Villa Javier.
Tudela Comparte pone en marcha un proyecto para frenar la brecha digital

La Fundación Tudela Comparte, entidad promotora de Villa Javier, ha dado a conocer este jueves el proyecto GerTu, una iniciativa para frenar la brecha digital entre personas vulnerables que ha llevado a cabo a lo largo de este 2021 en colaboración con otras dos entidades sociales navarras (TxiriBuelta y Eutsi) y que se enmarca dentro de la convocatoria Navarra Solidaria 2020 de Fundación Can y Fundación la Caixa.

En la rueda de prensa de presentación del proyecto han participado Manuel Campillo, vicepresidente de la Fundación Tudela Comparte, Julen Etxebeste, coordinador del proyecto GerTu, Javier Fernández, director general de la Fundación Caja Navarra, y Jorge Crespo, responsable de la implantación de GerTu en Villa Javier. Este último ha explicado que la puesta en marcha de esta iniciativa en Tudela ha supuesto una inversión de 27.000 euros y ha añadido que, antes de llevar a cabo ninguna acción, realizaron un estudio previo en el que se fijaron en las buenas prácticas de otras entidades que ya habían desarrollado proyectos de brecha digital y analizaron estudios académicos de distintas universidades, además de tener en cuenta el propio funcionamiento de Villa Javier.   

El primer paso que dieron fue la adquisición de nueve tablets para permitir el acceso al mundo digital a sus usuarios y se habilitaron dos puestos de ordenadores en el hall de Villa Javier para que aquellas personas que lo necesitaran pudieran realizar desde ahí sus trámites. Asimismo, se mejoró la comunicación entre la entidad y los usuarios a través de grupos de whatsapp, correos electrónicos, videollamadas. “De esta forma, brindamos un servicio de mayor calidad y además hemos conseguido generar un sentimiento de pertenencia a una comunidad a través de los grupos de whatsapp que se crearon para las formaciones. Las personas no vienen aquí solo para recibir un servicio, sino que Villa Javier es un punto en común para todas ellas”, ha reconocido Crespo.

Tras ello, se llevó a cabo la formación en los medios digitales en la que participaron alrededor de 50 usuarios. “Creamos seis clases de entre siete y nueve alumnos para que utilizaran las tablets y les formamos en todo lo que tiene que ver con la digitalización, desde crear una cuenta de gmail o realiza un certificado electrónico hasta pedir una cita en el SEPE, descargar el certificado de vacunación o comprar por internet, temas muy diferentes, pero que son importantes en el tema de la digitalización”, ha comentado Crespo.

Estos cursos, que finalizan ahora en el mes de noviembre, “nos han ayudado al empoderamiento a través de la autonomía, a que el usuario pueda ser autónomo, porque el objetivo último de Villa Javier es no ser necesario”, ha apuntado Crespo, que ha destacado que “esto para los usuarios es motivo de orgullo”.

Como el proyecto acaba en 2021 y la intención es que perpetúe en el tiempo, la Fundación Tudela Comparte pensó que había que aprovechar la remodelación de la página web de Villa Javier para hacerla más accesible y moderna al usuario (un trabajo que ha llevado a cabo la empresa tudelana Flexo) para incluir también esta formación mediante vídeos y documentos. “Se trata de una formación adecuada al usuario, en la que se explica y se contextualiza lo que estamos haciendo, que es lo que, precisamente, necesitan los usuarios”, ha indicado Jorge Crespo.

Campillo ha recordado que el eje transversal que une todas las acciones que lleva a cabo Villa Javier es el “acompañamiento”. “Nuestro objetivo es ayudar a personas para que salgan de las dificultades y carencias en las que están para que lleguen a la inclusión. Les acompañamos en el proceso de la exclusión a la inclusión”. En este sentido, el vicepresidente de Tudela Comparte ha añadido que ese acompañamiento “necesita de la relación personal directa, presencial, comunitaria, que es lo que siempre hemos buscado, que esto sea una casa en la que la gente se sienta a gusto, en familia, pero la brecha digital necesita complementar eso y, sobre todo, ahora con la pandemia, complementarlo con forma de comunicación y de acceso digital, cercanas, fáciles, para que esta gente no se quede descolgada”.

Campillo ha explicado que realizar gestiones es una de las principales tareas para las que necesitan ayuda los usuarios de Villa Javier. “Saber dónde tienen que ir, en qué plazos, qué papeles tienen que llevar, qué datos necesitan… Todo esto que se hacía antes de manera presencial hasta ahora, hay que complementarlo con este tipo de mecanismo digitales para que sepan tramitarlos por su cuenta, las tramitaciones aumentan, pero se digitalizan ya casi todas y el que no sepa hacer trámites de todo tipo en su vida diaria lo tiene muy complicado. Es uno de los ejes claros que le pueden acercar a la sociedad y a la administración”.

Ana Sicilia, coordinadora de formación del espacio El Semillero, ha destacado que “tenemos registrado en la base de datos que, tanto en acompañamiento como en formación, hemos atendido a 267 personas a través de grupos de whatsapp, correos electrónicos… No han tenido que venir aquí, porque lo hemos hecho gracias a esta iniciativa”.

Comentarios