TUDELA

‘Luchamos por Sara’ vuelve a concentrarse en Tudela

El colectivo ha pedido justicia para Sara Pina y ha recordado que las consecuencias de la violencia machista acompañan a las familias de la mujer asesinada toda la vida

Plataforma Somos la voz de Sara frente a los juzgados de Tudela
La plataforma 'Luchamos por Sara' se ha concentrado a la puerta de los juzgados de Tudela.
‘Luchamos por Sara’ vuelve a concentrarse en Tudela

La plataforma ‘Luchamos por Sara’ ha vuelto a concentrarse este viernes a las puertas de los juzgados de Tudela para reclamar “justicia” para Sara Pina, la cortesina de 38 años asesinada presuntamente por su pareja, José María Uruñuela, el pasado mes de enero en la capital ribera.

Coincidiendo con la declaración por videoconferencia del asesino confeso de Sara, unas 30 personas se han congregado en la capital ribera para que el asesinato de la joven cortesina no caiga en el olvido. En este sentido, han manifestado que “las consecuencias de la violencia machista acompañan a las familias y a todo el entorno de la mujer asesinada toda la vida. Nos negamos a que este asesinato y los demás se desdibujen hasta acabar convirtiéndose en un número más, casi sin nombre, casi sin voz".

Desde la plataforma han señalado que “la violencia machista se nutre del silencio, de lo que se calla para no cuestionar el sistema patriarcal que es la base de la desigualdad de las mujeres, de todas aquellas actitudes violentas a las que no se les da importancia para no poner en solfa el sistema”.

Las integrantes de este colectivo, que han estado acompañadas por Asun Casasola, la madre de Nagore Laffage, la joven guipuzcoana asesinada hace 14 años en Sanfermines, han hecho referencia a las declaraciones de la comisaria de Pontevedra, Estíbaliz Palma, en las que decía que “ya les gustaría a algunas que las violase un antidisturbios” o las realizadas por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que pedía “redirigir” los 20.000 millones en planes del Ministerio de Igualdad para ayudar a las familias y servicios públicos a paliar la subida de precios de la energía.

“Es más importante que nunca decir alto y claro que solo desde un cambio estructural del sistema que se base en la igualdad entre mujeres y hombres, se podrá comenzar a erradicar una de las mayores lacras y barbaries que vivimos todos los días las mujeres, y es el peligro a que nos agredan y nos maten por el mero hecho de serlo”, han concluido.

 

Comentarios