fútbol sala

Primera derrota en Liga para el Mateo Muñoz Ribera Navarra

El Lauburu KE Ibarra se llevó un partido lleno de alternativas

mateo muñoz lauburu ibarra
photo_camera Alberto Lahuerta disputa un balón con dos rivales.

El Mateo Muñoz RN ha perdido la imbatibilidad tras caer por 4-5 ante el Lauburu K.E. Ibarra en un partido tremendamente competido, vibrante y lleno de alternativas y polémica, ya que el arbitraje en la segunda parte ha sido difícilmente comprensible y ha terminado por empañar un gran partido de fútbol sala.

El partido no pudo comenzar mejor para los naranjas, a los 94 segundos, Chema adelantaba desde el punto de penalti a los de 'Cone'. Instantes después, Alberto se plantaba sólo ante la meta de Lauburu, pero fue agarrado, lo que le impidió finalizar la jugada con claridad.

Sería la última clara durante bastantes minutos para los locales. Lauburu estaba muy metido, intenso y presionaba muy arriba dificultando, imposibilitando en muchas ocasiones, la salida de balón del filial naranja.

Eran minutos en los que Lauburu atacaba más, con más claridad, y logró la igualada. En el 8′, tras un saque de banda, un disparo seco entró pegado al palo derecho de Mario, que nada pudo hacer.

Tras el tanto, el Mateo Muñoz dio un paso adelante, aunque seguía sin generar peligro real en un partido que seguía transcurriendo muy igualado en líneas generales hasta que lo desequilibró Lauburu. En una rápida transición batió a Mario en el mano a mano.

Con los guipuzcoanos con cinco faltas, los naranjas buscaron el doble penalti hasta que lo encontraron a falta de 20» para el descanso. De nuevo, Chema se hizo con el balón y, otra vez, éste acabó en la red para poner el empate al descanso.

Segunda parte frenética y polémica

La primera parte acabó con gol, y la segunda empezó con cuatro. Un frenético inicio en el que el primero en golpear fue el filial.

Raid (22′), tras un excepcional pase de Chema, volvía a poner el partido a favor de los de 'Cone', a los que la ventaja les duró escasos segundos. Lauburu, tras un rechace en el que faltó algo de contundencia, empató el partido (23′), un resultado que tampoco duraría mucho, ya que los guipuzcoanos volvieron a ponerse por delante aprovechando un error en el despeje de Mario, al que no le dio tiempo a volver a portería para despejar el rápido disparo de los vascos.

Tocaba remar, y el resultado fue inmediato. De nuevo, desde el punto de penalti tras una mano. Esta vez fue Raid (24′) el que anotó con un potente y ajustado zurdazo a su palo derecho.

Con este nuevo empate, el partido continuó invariable. Igualado e intenso. Los minutos pasaban y entre tanto ida y vuelta, al filial, en medio de un arbitraje muy discutible en la segunda mitad, le señalaron la quinta con más de 8 minutos por delante.

La tensión subía y los árbitros, que se inhibieron de pitar, no ayudaban a bajar la temperatura de un partido se se calentaba cada segundo que pasaba. Lauburu también se puso con 5 faltas y el partido entraba en el tramo final con todo por decidir.

A falta de casi 4′, los guipuzcoanos comenzaron su ataque de cinco, que les dio réditos en la segunda jugada, ya que anotaron el quinto (38′). De inmediato, el filial se puso de cinco en busca de un empate que no llegó de forma milagrosa, ya que el portero visitante la evitó, con dos estiradas tremendas, a sendos disparos de Chema.

Comentarios