RIBERA

A disposición judicial por abandonar 23 crías de gato en la Ribera

Una mujer que realizaba deporte por un paraje de la Merindad de Tudela se percató de la presencia de los cachorros

guardia civil gatos
Crías de gato abandonadas en un paraje de la Merindad de Tudela.
A disposición judicial por abandonar 23 crías de gato en la Ribera

Agentes de la Guardia Civil han puesto a disposición de la autoridad judicial a un varón de 50 años y vecino de Tudela en calidad de investigado como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos. En concreto esta persona habría abandonado 23 gatos domésticos de corta edad en condiciones en las que hizo peligrar su vida y habría dado muerte a otras dos crías.

La investigación se inició a raíz de que la directora de un Centro de Protección Animal de la Ribera Navarra pusiera en conocimiento de la Guardia Civil que una mujer había trasladado hasta el centro a 23 crías de gato doméstico. La directora, médica veterinaria, manifestó que los mininos tenían aproximadamente entre 2 y 5 semanas de vida y que presentaban infección en los ojos, pulgas, fiebre y síntomas de inanición.

Durante el transcurso de la investigación, los agentes comprobaron la veracidad de los hechos y tuvieron conocimiento de que una mujer que realizaba deporte por un paraje de la Merindad de Tudela se percató de la presencia de los cachorros de gato. Esta mujer requirió la ayuda de una amiga para que los felinos fuesen trasladados hasta el Centro de Protección de Animales.

Los agentes encargados de la investigación se trasladaron hasta el lugar donde aparecieron los gatos. Una vez allí, localizaron enterrados sin vida a dos gatos de corta edad, recuperándolos con el fin de esclarecer los hechos.

Una vez que se obtuvo el resultado de la necropsia, se pudieron determinar las causas de la muerte. Del informe del veterinario se desprendía que los felinos murieron por traumatismo romo, con varias fracturas y luxaciones en vértebras cervicales y bóveda del cráneo, habiéndose producido antes de la muerte.

El presunto autor de los hechos, un hombre de 50 años vecino de Tudela, fue identificado y localizado. Los agentes de la Guardia Civil han investigado a esta persona como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Finalizada la investigación, se tuvo conocimiento de que las 23 crías de gato doméstico continúan con vida aunque varias de ellas presentan infecciones, problemas respiratorios y secuelas permanentes de pérdida de visión.

La investigación ha sido desarrollada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil.

Comentarios