martes. 13.04.2021
El tiempo
TUDELA HOY

OPINIÓN

La Asociación Ribera de Izquierdas muestra su oposición a las cartas de capitalidad

ARIZ señala que "son una práctica insolidaria y contraria al equilibrio territorial" y apuesta por "anular la de Pamplona y no concedérsela a Tudela"
Antes y Despues de tudela
Imagen de la plaza de los Fueros de Tudela.
La Asociación Ribera de Izquierdas muestra su oposición a las cartas de capitalidad

No a las Cartas de Capitalidad.

Mucho se está hablando estos días sobre la petición al Gobierno de Navarra de una carta de capitalidad para Tudela, lo que supondría 5.6 millones de euros para las arcas municipales. Nos parece una cuestión que debe mirarse en profundidad debido a la importancia que tiene.

Si Tudela es capital de la Ribera, es así porque históricamente el número de habitantes de esta ciudad ha sido mayor que el de cualquier otra localidad ribera, y porque se asientan en ella la mayoría de servicios públicos que tanto en su momento; el reino de Navarra, luego el estado español y más tarde, la autonomía Foral, otorgaron.

En cualquier caso, habría que matizar eso de que Tudela ofrece sus servicios a toda la Ribera, sobre todo si entendemos que al decir Tudela hablamos de su Ayuntamiento. Todos los ciudadanos/as de la Ribera pagan sus impuestos al Gobierno de Navarra y este es el que tiene que proporcionar los servicios que le corresponde: Sanidad, Educación, Sociales, Bomberos, Policía Foral, etc. Estos servicios no los paga el Ayuntamiento, aunque varios de ellos se ubiquen en su término municipal. El hecho de que el hospital de la Ribera, varios institutos de bachillerato, edificio de la UPNA o cuartel de Policía Foral estén en Tudela, supone, además, un beneficio para los y las tudelanas, no una carga.

Con la comunicación y la cultura pasa lo mismo, si se quiere venir a Tudela hay que pagarla da igual si es al cine, que al conservatorio, etc. El juzgado, habitual edificio frecuentado por los riberos y las riberas, está financiado por el Gobierno de Navarra.

Es posible que la limpieza y algún servicio más se haya incrementado por la visita de la población de “hecho”, nos referimos a la población de la Ribera sin Tudela, pero claro está que el beneficio que la ciudad de la Mejana recibe a cambio es muy grande. Cuando una persona de cualquier pueblo de la Ribera, visita Tudela, suele hacer compras, visitar bancos, deja dinero en la hostelería, paga el autobús o el aparcamiento de su coche…, incluso las multas. En definitiva, dejan su dinero en la capital de la Ribera.

Lo que el discurso “populista” no dice, es que cuando hablamos de carta de capitalidad esto supone una reducción en la cantidad a repartir para el resto de ayuntamientos de Navarra. El Fondo Económico de las Haciendas Locales, cifrado para 2021, en unos 256 millones de euros y repartido (se supone) lo más equitativamente posible, se verá mermado por los 26 millones de Pamplona y los 5.6 millones de Tudela (que ingresarán este suplemento además de lo que ya de por sí les corresponde, y no es poco). El reparto para el resto de poblaciones será menor, sobre todo para las localidades más pequeñas de Navarra, incluidas las de la Ribera.

Como aclaración diremos que el Fondo Económico de las Haciendas Locales es un dinero que el Gobierno de Navarra (Hacienda Foral), destina todos los años para financiar el gasto corriente e infraestructuras básicas de los ayuntamientos, léase PIL (Plan Infraestructuras Locales). De lo que se deriva que, los ayuntamientos con mayor número de habitantes reciben más dinero que los que menos tienen.

Supongamos, además, que detrás de Pamplona y Tudela vienen Estella/Lizarra, Tafalla, Sangüesa/Zangoza etc. a pedir carta de capitalidad como cabezas de comarca. Esto haría disminuir todavía más el Fondo de las Haciendas Locales.

Uno de los discursos políticos más en boga en la actualidad es precisamente el de la solidaridad con los pueblos pequeños, o lo que se llama equilibrio territorial y lucha contra la despoblación. Gran parte de Navarra está despoblándose porque, al no tener incentivos económicos, sociales y culturales, la gente emigra a la gran ciudad. Las cartas de capitalidad son una práctica insolidaria y contraria a este equilibrio territorial. En este momento, la solidaridad debe aparecer ayudando al mantenimiento de los pueblos, de sus habitantes, de sus necesidades, de sus costumbres. Sobre todo de quienes más lo necesitan.

Carta de capitalidad, nos suena a centralismo, a insolidaridad a acaparar todo en los grandes centros, en detrimento de la colaboración que Tudela tiene por parte de la gente y de los pueblos riberos. ¿Por qué, no se pregunta a todos los riberos y riberas si se quiere la carta de capitalidad para Tudela? Al final, es el pueblo llano y simple quien paga sus impuestos y sostiene el sistema político, económico y social de Navarra.

Desde la izquierda progresista de Navarra, no podemos aprobar que esto ocurra. Si valoramos la solidaridad entre los pueblos y ayuntamientos de Navarra y creemos en el equilibrio territorial, lo que debemos solicitar es que anulen la carta de capitalidad de Pamplona y no concedan la de Tudela.

Por último, que no nos vendan más la idea de que estamos discriminados en relación al norte. Ese victimismo populista no hace otra cosa que enfrentarnos a los navarros y navarras, sin ningún motivo. Presidente de Gobierno, presidenta del Parlamento de Navarra, y otros muchos cargos políticos en los últimos años han sido y son riberos/as, y decimos esto, ya que probablemente ese victimismo lo hayan creado ellos y ellas.

Asociación Ribera de Izquierdas (ARIZ) Erriberako Elkarte Ezkertiarra

Agrupación Popular Cirbonera APC

Coalición de Izquierdas de Cascante CIC

Asamblea Municipal de Izquierdas de Corella (AMI-CDE)

Agrupación Independiente de Izquierdas de Villafranca (All)

Agrupación Fiterana Independiente (AFI)

Candidatura de Izquierdas de Cortes CIC/EH-Bildu

Cambiemos Buñuel (AB)

Izquierda Murchantina (IM)

 

Comentarios