jueves. 29.07.2021
El tiempo

RIBERA

El 95% de los navarros recibe llamadas comerciales no deseadas

Irache denuncia estas prácticas de acoso telefónico y recomienda oponerse por escrito e inscribirse en la Lista Robinson 

quejas telefonia
Un teléfono móvil.
El 95% de los navarros recibe llamadas comerciales no deseadas

El 95% de los navarros recibe llamadas comerciales no deseadas por parte de compañías telefónicas u otras empresas. Así lo afirman en una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, en la que también se puede apreciar que este porcentaje ha crecido aún más en los últimos años -92% en 2020 y 90% en 2019-.

La Ley de Consumidores y Usuarios reconoce el derecho de la personas “a oponerse a recibir ofertas comerciales no deseadas, por teléfono, fax u otros medios de comunicación equivalentes”. Pese a ello, muchos asociados siguen mostrando su malestar por las continuas llamadas que reciben en su teléfono móvil o fijo por parte de agentes o contestadores automáticos con fines comerciales, aunque les hayan dicho una y otra vez al contestar que no quieren que les molesten más.

En algunos casos, incluso, estas llamadas se producen en horario nocturno o en sábados o domingos, a pesar de que la normativa prohíbe efectuarlas antes de las nueve de la mañana y después de las nueve de la noche y en festivos o fines de semana.

¿Qué opciones tiene el consumidor para evitar las llamadas comerciales?

Inscribirse en la Lista Robinson

Una opción es apuntarse en la Lista Robinson. Es un fichero de exclusión publicitaria que permite al usuario evitar que las empresas a las que no ha dado su consentimiento se dirijan a él con fines comerciales.

El consumidor debe especificar por qué medio no quiere recibir mensajes -telefónico, correo postal, correo electrónico, sms- . Para apuntarse hay que acceder a la página web www.listarobinson.es y la inscripción es gratuita. Las empresas que vayan a realizar una campaña publicitaria deben consultar antes la lista Robinson para no incluir en ella a las personas que estén inscritas en esta lista. La inscripción, eso sí, puede tardar en hacerse efectiva hasta dos meses.

Es recomendable oponerse por escrito

Si recibe la llamada de una empresa, aunque no esté inscrito en la Lista Robinson, tiene derecho a oponerse a recibir más llamadas o comunicaciones comerciales de ella. Lo más habitual es que el consumidor transmita este deseo de forma verbal en la propia llamada y que no valga para nada. Es más recomendable dirigir la solicitud por escrito a la empresa y de forma fehaciente.

En realidad, la propia empresa debería informarle cuando llama sobre el modo en que usted puede mostrar su oposición. El usuario puede además solicitar a la empresa que le remita un justificante de esta solicitud, a más tardar en el plazo de un mes.

Retirar sus datos de guías disponibles al público

A la vez, el consumidor puede retirar sus datos de las guías de comunicaciones electrónicas disponibles al público. Si no quiere que desaparezcan sus datos de la guía telefónica, puede comunicar su negativa a que sus datos sean utilizados con fines publicitarios o comerciales. Esto significa que, en principio, las empresas no podrían utilizar estas guías para realizar llamadas comerciales a este usuario.

Denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos

La dificultad para el consumidor cansado de recibir llamadas estriba en muchas ocasiones en demostrar que la empresa está incumpliendo sus obligaciones y está llamando cuando no debería hacerlo.

Si puede probarlo, tiene la posibilidad de poner una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos, que es competente para sancionar a las compañías que vulneren la ley en estos ámbitos. De hecho, ya ha habido sanciones de hasta 30.000 euros por realizar llamadas para ofrecer servicios de operadoras telefónicas a personas que ya habían solicitado expresamente no recibir más llamadas de este tipo.

Atención para no dar el consentimiento

Por otro lado, tenga en cuenta que, al participar en un concurso, apuntarnos a una oferta o descuento o firmar un contrato, muchas veces nos solicitan el consentimiento para enviarnos publicidad. Si no deseamos recibirla, hay que estar atentos para evitar dar nuestra aprobación. Si no lo hacemos, solo podrán usar nuestros datos para el concurso, la oferta o el contrato al que nos hemos adherido, nada más. También pueden solicitar nuestro consentimiento para enviar publicidad al registrarnos en algunas páginas web.

Por su parte, las empresas con las que haya existido alguna relación contractual previa, te pueden enviar publicidad sobre productos similares a los contratados. Pero en cada comunicación deberán ofrecerte la posibilidad de oponerte a recibir más publicidad.

Es necesario un mayor control que haga cumplir la ley

Irache considera fundamental que se pueda garantizar el respeto a los datos personales, al descanso y a la intimidad de los consumidores. En este sentido, anima a los ciudadanos a expresar por escrito su negativa a recibir más llamadas y a denunciarlo si es que la empresa sigue insistiendo. 

Comentarios